Con la creciente globalización, el mercado de la fruta se está volviendo cada vez más competitivo.

Con el objetivo de poder competir con otros países donde los precios de la mano de obra y los insumos son mucho más bajos que en España, los agricultores españoles se ven obligados a competir en calidad. Para ello, es necesario poder tener frutos de la máxima calidad organoléptica y visual. Además de la mejor calidad, es necesario llegar a los mercados antes que la fruta de otros países, o incluso, después para poder conseguir los mejores precios de venta.

El método más utilizado para retrasar la maduración de la uva, es el embolsado de racimos, práctica muy común en los municipios del Vinalopó. No obstante, el embolsado de la uva restringe la llegada de luz solar a los frutos, lo que puede provocar una coloración deficiente en variedades tintas.

En este contexto, obtener frutos de mayor coloración y azúcares puede ser decisivo a la hora de vender la producción a precios que den un mayor retorno de las inversiones realizadas en nuestros cultivos.

Existen ya en el mercado soluciones para esta necesidad, aunque se trata en su gran mayoría de productos hormonales, que pueden tener ciertas y notables desventajas; como defoliación de plantas, senescencia prematura o abscisión de frutos, reblandecimiento de tejidos, problemas con futuras producciones, dependencia de autorizaciones por parte de la administración y otros muchos problemas, por no hablar de su elevado coste.

Debido a ello, en Cultifort, hemos desarrollado un producto puramente nutricional que actúa acelerando los ciclos fisiológicos de la maduración. Nuestro producto ha obtenido unos excelentes resultados, con aplicaciones a bajas dosis (0.30%) y con un precio muy inferior a la alternativa de tratamientos hormonales.

En Cultifort, realizamos ensayos sobre la uva de mesa de la variedad “Red Globe”, conocida por sus problemas para alcanzar la coloración comercial cuando es embolsada.

Para realizarl los ensayos se utilizó FASKOLOR, basado en potasio, ácidos orgánicos y un complejo peptídico seleccionado especialmente para acelerar ciclos fisiológicos específicos de la maduración.

Todas las plantas recibieron los mismos tratamientos fitosanitarios y nutricionales básicos, sin incluir el tratamiento.

FASKOLOR se aplicó a dosis muy bajas, dando como resultado unas uvas de madurez mucho mayor a la del testigo. Además, al ser un producto NO HORMONAL, se evitan problemas derivados de las aplicaciones hormonales como abscisión o reblandecimiento de bayas, senescencia prematura, pardeamiento del raquis, desbalances hormonales en la planta, etc.

Clasificación de los racimos según Santander et al. (2011), se observa que, tal y como se puede apreciar en las fotografías, el tratamiento con FASKOLOR aumenta considerablemente la media de clasificación de los racimos, obteniendo aproximadamente el triple de racimos comerciales (categorías 6-7).

En cuanto a la concentración de azúcares, se observó un aumento de la concentración de azúcares de 1.5 grados Brix. Un aumento más que considerable que proporciona un sabor más dulce y un mayor índice de madurez, permitiendo su recolección más temprana.

Resultados del tratamiento en sólidos solubles totales. Se observa que el tratamiento difiere significativamente del control.

Con los resultados obtenidos, la conclusión inmediata es que FASKOLOR es un producto para maduración de excelentes resultados.

Testigo vs. Tratado con FASKOLOR

Pincha en este enlace para descargar CultiNews Julio 2018.