fbpx

Entre marzo y abril tiene lugar la etapa de maduración del níspero, un cultivo que se produce en España principalmente en la región alicantina de Callosa d’en Sarrià, y en otras zonas de Málaga, Granada y Murcia.

Durante esta etapa fisiológica tienen lugar importantes cambios físico-químicos como el aumento de azúcares solubles y descenso de la acidez, la pérdida de la firmeza, la degradación de la clorofila y la formación de los carotenoides responsables de la coloración del fruto. El resultado final de esta transformación es un fruto con color, sabor, textura y aroma óptimos para ser consumidos.

En la región mediterránea,  el fruto del níspero aumenta exponencialmente de peso desde marzo a finales de abril, semanas después de su cuajado. En el momento del cambio de color y maduración del fruto, la concentración de azúcares también experimenta un fuerte aumento.

El cuajado de los frutos de este frutal es bastante bajo, pero frecuentemente los frutos que quedan en el árbol no llegan a alcanzar en la madurez un tamaño comercialmente aceptable. La mancha púrpura que afecta a la piel del níspero y que suele aparecer durante la etapa de maduración, como consecuencia de un desequilibrio hídrico en la planta; junto a la dificultad de obtener frutos de buen calibre, son los dos problemas que más afectan al cultivo del níspero en España.

Por este motivo, una nutrición equilibrada del cultivo junto a las habituales prácticas que se hacen, tanto en frutales como en cítricos, como el aclareo químico de flores, el rayado de ramas para mejorar la disponibilidad de carbohidratos y la aplicación de auxinas, son de vital importancia para conseguir un aumento en el tamaño del fruto.

En este sentido desde Cultifort aconsejamos la aplicación de FERKOLOR en combinación con BVC 2021. Esta combinación sinérgica contribuirá a mejorar la fructificación, consiguiendo frutos de mejor calidad y calibre.

En la tabla siguiente presentamos las aplicaciones que recomendamos desde Cultifort, para la etapa de maduración del níspero:

En este artículo nos centramos en FERKOLOR que aplicado en la maduración favorecerá la obtención de mejor calidad de los frutos, con más azúcar, mejor coloración y mayor firmeza.

FERKOLOR es un fertilizante líquido neutro y estable, especial para la maduración de los frutos, en el que se combinan nitrógeno, potasio, calcio y boro.

El nitrógeno es el elemento de mayor influencia en el crecimiento y producción.

El potasio es especialmente importante en la maduración del fruto, al mejorar la asimilación del carbono, aumentar el contenido en azúcares y reducir el almidón.

El calcio tiene un papel relevante en los procesos de maduración y almacenamiento de los frutos, por lo que las aplicaciones de calcio en precosecha ayudan a mantener la firmeza de la piel, previniendo así la aparición de la mancha púrpura.

El boro  facilita el transporte de azúcares y calcio en la planta.

En definitiva, el uso de FERKOLOR durante la maduración de los frutos se traduce en:

  • Un aumento del contenido de azúcares
  • Una mejor calidad de la piel y consistencia del fruto
  • El aumento de la resistencia al envejecimiento
  • Una coloración más viva de los frutos
  • Un incremento del rendimiento de la cosecha

Pincha en este enlace para descargar CultiNews Marzo 2019.