Los vegetales proporcionan casi la totalidad de las vitaminas y minerales esenciales, además de un número importante de fotoquímicos promotores de la salud, ya que su función antioxidante previene de diversas patologías como inmunodeficiencias, cataratas, neuropatías, vasculopatías o cáncer.

Los fotoquímicos son compuestos químicos existentes en las plantas, a los que se les relaciona con los pigmentos, por lo que se encuentran en frutas y verduras de colores brillantes como el amarillo, naranja, rojo, verde y violeta. Su actuación sobre procesos degenerativos como es el retraso del envejecimiento o la reducción del riesgo de contraer diferentes enfermedades como el cáncer, enfermedades cardiacas, hipertensión, cataratas, osteoporosis o infecciones del tracto urinario, atribuyéndoles propiedades antioxidantes, reguladoras de enzimas, desintoxicantes, estimuladoras del sistema inmunitario, reguladoras del sistema hormonal y de la actividad antibacteriana y antiviral, ha sido ampliamente estudiada (Vattem y Shetty, 2005).

Los antioxidantes son sustancias naturales que, presentes en bajas concentraciones respecto a las de un sustrato oxidable (biomolécula), retardan o previenen su oxidación. Se encuentran en abundancia en gran variedad de alimentos, tales como frutas, verduras y cereales, destacando entre los más conocidos la vitamina A (y en su forma de b-caroteno), la vitamina C, los polifenoles (y dentro de ellos, los bioflavonoides), el zinc y el selenio. Los antioxidantes actúan retardando el comienzo o disminuyendo la velocidad de oxidación de la materia autooxidable. Así́, se conseguirá́ retardar la reacción de oxidación al inhibir la formación de radicales libres (Raigón, 2008).

El ácido ascórbico o vitamina C, es un antioxidante hidrosoluble. A la vitamina C se le han reconocido muchas propiedades antioxidantes incluyendo sus efectos protectores contra los daños oxidativos. Se encuentra en casi todas las frutas y hortalizas, estando en mayor concentración en cítricos, pimientos y bayas. Según indica Mozafar (1993), los fertilizantes nitrogenados, especialmente en dosis elevadas, disminuyen la concentración de la vitamina C en diversas frutas como los cítricos, y hortalizas como patatas y tomates. Como el abuso de los fertilizantes nitrogenados conlleva un incremento en la concentración de iones nitrato en las plantas, y simultáneamente la disminución del ácido ascórbico (inhibidor en la formación de compuestos nitrosos carcinógenos), el resultado final sobre la calidad de estos vegetales, producidos con altas dosis de fertilizantes nitrogenados, es doblemente negativo.

Los polifenoles son poderosos antioxidantes que se encuentran muy distribuidos en los alimentos, principalmente en las capas más superficiales de frutas, verduras, cereales y otras semillas. Existen muchos tipos de polifenoles, encontrándose entre estos pigmentos polifenólicos; los flavonoides (o bioflavonoides), carotenoides, antocianinas y antoxantinas. Los compuestos fenólicos proporcionan el color y una gran parte del sabor característico de las frutas y verduras (Raigón, 2008).

Los polifenoles actúan frente a la salud, como anticoagulantes, son protectores contra el cáncer, regulan la presión arterial y la glucemia, tienen efectos antimicrobianos e inmunoestimulantes, además de su efecto protector frente a los radicales libres (Velioglu et al., 1998). De hecho, la mayor capacidad antioxidante no corresponde a compuestos vitamínicos (vitamina A, C o E), sino a sustancias polifenólicos como los flavonoides, con capacidades antioxidantes mucho mayores, de ahí la relación entre el contenido de polifenoles totales y la capacidad antioxidante.

Centrándonos en frutas y hortalizas, cuanto más intenso sea su color, más valor nutricional tendrán, especialmente en cuanto a propiedades antioxidantes. Grosellas, moras, fresas, arándanos, cerezas, ciruelas, cítricos, uvas, mangos, albaricoques, granadas… en el grupo de las frutas y tomates, pimientos, calabazas, zanahorias, remolachas, rábanos, … en el grupo de las hortalizas, son pequeños tesoros surtidos de vitaminas, flavonoides, minerales y grandes fitoquímicos con antioxidantes.

Para que la síntesis de estas sustancias antioxidantes sea óptima, deben darse una serie de condiciones climáticas específicas, que no siempre se cumplen. La sequía, un exceso de lluvia o una precipitación fuera de fecha, el frío, una helada o, por el contrario, el calor extremo, traen como consecuencia que los frutos no expresen todo su potencial polifenólico (antioxidante).

Es decir, cualquier situación de estrés va a causar que la planta no madure sus frutos de manera óptima, y no solo en lo que a tamaño y contenido en azúcares se refiere, sino también en cuanto a sustancias fitoquímicas, entre las que se encuentran los polifenoles. Manejar estas situaciones de estrés en el cultivo, puede suponer el éxito o el fracaso de nuestra plantación.

Desde el departamento técnico de Cultifort, tenemos la solución perfecta para estos problemas. FASKOLOR. Se trata de una formulación líquida de potasio, ácidos orgánicos y complejos peptídicos seleccionados, cuyo especial equilibrio proporciona un notable aumento en la precocidad y la calidad de los frutos, en cuanto a tamaño, concentración de azúcares y contenido polifenólico, especialmente los antocianos o responsables del color rojo de muchos frutos.

Al papel desarrollado por el potasio en la maduración de los frutos, se suma una selección de complejos peptídicos que aceleran los ciclos fisiológicos específicos de la maduración y una especial formulación de ácidos orgánicos que mejoran el transporte de azúcares y nutrientes hacia el fruto, lo que se traduce en frutos que alcanzarán de forma precoz y uniforme los requisitos de maduración necesarios para su recolección. FASKOLOR consigue estos notables efectos de forma puramente nutricional, sin hormonas.

Igualmente hay que destacar que un adelanto, aunque sea de pocos días, en la maduración, pueden suponer importantes diferencias en el precio de venta de nuestros frutos.

Por tanto, si queremos mejorar el contenido en antioxidantes en nuestros frutos y, además, adelantar la maduración, es esencial que nos aseguremos de que utilizamos un producto de calidad, seguro y que aporte todo lo necesario para lograr un adecuado adelanto sin que ello estropeé el resultado final de la cosecha. En este sentido, FASKOLOR es una de las opciones más interesantes, con la garantía de trabajar con una fórmula completa para adelantar maduración, homogeneizar la coloración de los frutos, sin residuos y sobre todo eficiente.

REFERENCIAS

Mozafar, A., 1993. Nitrogen fertilizers and the amount of vitamins in plants: a review. Journal Plant Nutr. 16, 2479-2506.

Raigón, M.D., 2008. Alimentos Ecológicos. Calidad y Salud. Junta de Andalucía. Consejería de Agricultura y Pesca. Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE)

Vattem, D.A. y Shetty, K., 2005. Biological functionality of ellagic acid: a review. Journal of food biochemistry 29, 234-266.

Velioglu, Y., Mazza, G., Gao, L., Oomah, B.D., 1998. Antioxidant activity and total phenolics in selected fruits, vegetables, and grain products. Journal of agricultural and food chemistry 46, 4113-4117.

Pincha en este enlace para descargar CultiNews Diciembre 2019 .