El  aguacate (Persea americana Mill) es un frutal de origen mexicano de la familia de las Laureaceas, introducido en España entre los siglos XVII y XVIII, aunque no fue hasta mediados del siglo XIX  cuando se desarrolló su cultivo a nivel productivo. En la actualidad, España es el único país europeo productor y exportador de esta fruta exótica, haciendo de puerta de entrada al resto de Europa, aunque también existe producción en Portugal, en el Algarve, y plantaciones testimoniales en Sicilia y en Creta.

Las particulares condiciones climatológicas que requiere el aguacate para sobrevivir hacen que su cultivo se limite a lugares muy específicos del territorio nacional. Tanto es así, que son las zonas costeras de Málaga y Granada las que concentran el 90% de la producción de nuestro país, con unas 10.000 hectáreas aproximadamente (7.000 en Málaga y 3.000 en Granada) y una producción oscilante entre las 50 y las 60.000 toneladas. Y es que el microclima subtropical de estas dos provincias es idóneo para la cosecha de esta fruta, que se realiza entre los meses de noviembre y mayo.

Aguacate Hass

Aunque la falta de agua lastra la expansión del cultivo de aguacate en Málaga, el precio de la fruta y el incremento de la demanda en mercados como el europeo, que es su principal destino de la producción, no dejan de ejercer como focos de atracción. Agricultores de provincias como Cádiz y Huelva han comenzado a apostar por este cultivo y en comunidades como la Valenciana hace años que no deja de expandirse. La superficie total en España, incluida Canarias (unas 1.500 hectáreas) es de unas 14.000 hectáreas con bastante crecimiento, como acabamos de mencionar, en Cádiz, Huelva y la Comunidad Valenciana.

Por todo ello, tenemos a un invitado de lujo que nos va a responder a varias preguntas relacionadas con este cultivo y más concretamente, sobre los cuidados que necesita en sus primeros años de plantación. Su nombre es Iñaki Hormaza Urroz, profesor de investigación y responsable del Departamento de Fruticultura Subtropical del Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea (IHSM) «La Mayora», ubicado en el municipio de Algarrobo (Málaga).

Iñaki Hormaza: experto en el cultivo del aguacate

 

Iñaki Hormaza es Licenciado en Biología por la Universidad de Navarra, Pamplona, en 1988, Diplomado en Mejora Vegetal por el Instituto Agronómico Mediterráneo de Zaragoza (IAMZ), en 1989, y doctor en Biología Vegetal por la Universidad de California, Davis, en 1994. En 2000 obtuvo una plaza de científico titular en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y comenzó a trabajar en el IHSM “La Mayora”, en Málaga. Desde 2003 es responsable del Departamento de Fruticultura Subtropical de dicho Instituto y, desde 2007, Profesor de Investigación del CSIC. Durante su carrera científica ha estado implicado en numerosos proyectos de investigación nacionales e internacionales centrados en el estudio de la diversidad genética, en la caracterización y conservación de germoplasma y estudios de biología reproductiva en frutales subtropicales y de zonas templadas. Desde su incorporación al IHSM “La Mayora”, ha dirigido más de 40 proyectos de investigación de ámbito regional, nacional e internacional, 30 contratos de investigación con el sector privado y ha colaborado en numerosos proyectos adicionales. Ha publicado cerca de 200 artículos científico-técnicos, más de 100 de ellos en revistas de impacto y presentado más de 130 comunicaciones a congresos científicos. Ha sido invitado como conferenciante por entidades públicas y privadas de numerosos países. Ha dirigido 16 tesis doctorales. En la actualidad es coordinador de la Red de Frutales Nativos de América Latina financiada por CYTED, donde participan 55 investigadores de 17 organizaciones pertenecientes a 11 países iberoamericanos.

Desde Cultifort queremos darle las gracias por aceptar nuestra invitación y esperamos poder contar con él en otras ocasiones. ¡MUCHAS GRACIAS!

  1. Me gustaría tratar principalmente el tema de las nuevas plantaciones, a modo de “guía para tener éxito en una plantación de aguacate”. Así que empezaré por lo más esencial. ¿Qué requerimientos edafo-climáticos deben tenerse en cuenta antes de llevar a cabo una plantación? ¿Y preparación del terreno?

    Los requerimientos principales tienen que ver con el origen de la especie en América Central y los podemos centrar en temperatura, lluvia y suelo. En el aguacate hay tres tipos botánicos comúnmente llamados razas: antillano, guatemalteco y mexicano. La raza antillana procede de zonas bajas de los trópicos y, por tanto, está adaptada a climas tropicales y su cultivo es difícil en zonas más frías. Las razas guatemalteca y mexicana proceden de zonas altas de América Central y, por tanto, están adaptadas a condiciones más frías. Las variedades que se pueden cultivar en zonas templadas pertenecen a estas dos razas y son fundamentalmente híbridos entre las dos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que temperaturas por debajo de 0ºC pueden afectar sensiblemente a la producción y, en caso de ser prolongadas, pueden llegar a matar al árbol. Por ello, no hay que fijarse únicamente en las temperaturas mínimas medias sino en las mínimas absolutas. Temperaturas mínimas por debajo de -2ºC, aunque sea por poco tiempo y no todos los años, pueden impedir el cultivo del aguacate, aunque hay diferencias entre variedades. 

    En las zonas de origen del aguacate, las precipitaciones son frecuentes y la humedad relativa generalmente alta. Por tanto, en condiciones más secas hay que hacer aportes de agua que, en el caso del sur de España, podemos estimar en unos 7000 m3 por hectárea y año. El agua de riego debe ser de calidad, puesto que el aguacate es muy susceptible al exceso de sales. En cuanto al suelo, idealmente bastaría con una concentración suficiente de materia orgánica para evitar el encharcamiento y favorecer un buen crecimiento de las raíces, que en el caso de este cultivo, son muy superficiales.

    Nuevas plantaciones de aguacate

  2. ¿Qué debemos tener en consideración a la hora de elegir las plantas en el vivero?
    Debemos tener en cuenta que una plantación de aguacate se hace con un horizonte temporal de al menos 20 años, por lo que la elección del material vegetal es un criterio fundamental para el éxito de las plantaciones. Se debe recurrir siempre a viveros de confianza y elegir un patrón adecuado en función de las condiciones del suelo en el área de plantación. Hay patrones con cierta tolerancia a salinidad o caliza, otros con tolerancia a Phytophthora cinnamomi y otros mejor adaptados a condiciones más frías.

  3. Hass es la variedad por excelencia, pero ¿existen otras variedades alternativas con buena salida comercial?
    Hay cientos de variedades de aguacate. Hass es una variedad que surgió por azar en California hace ya casi 100 años y que se ha establecido como referencia comercial por dos motivos fundamentales: el cambio de color que indica cuando la fruta está lista para consumo (hasta los años 60 del siglo pasado la variedad de referencia era ‘Fuerte’ de piel verde y que no cambia de color al madurar) y un buen comportamiento post-cosecha. Sin embargo, en el caso de España, donde además del mercado local, abastecemos a los consumidores del resto de Europa, este segundo punto no es tan importante, puesto que podemos llegar al destino en pocas horas. De hecho con una combinación adecuada de unas 4 ó 5 variedaes (por ejemplo, Bacon, Fuerte, Hass, Lamb Hass y Reed) podemos tener producción de aguacate español durante todo el año. Y hay otras muchas variedades que pueden ser de interés.
    Variedades de aguacate

  4. Hacer una buena elección de variedades para producción y para polinización resulta algo fundamental pero no tan sencillo, pues existen polinizadores que solapan muy bien en la floración de la variedad (Flor tipo A/Flor tipo B) en unas zonas de España, pero no lo hacen en otras. Luego, es un concepto teórico con la necesidad de cierta explicación. ¿Nos puede aclarar algo al respecto? ¿Y sobre los porcentajes y distribución de los polinizadores?
    El aguacate se caracteriza por un bajísimo cuajado (alrededor del 0,15% en relación al número inicial de flores producida). Ese bajo cuajado es una adaptación del aguacate en cuanto a gasto energético. Las plantas durante la evolución por selección natural han ido desarrollando estrategias para tener éxito reproductivo. Para la planta es mucho más económico producir millones de flores con polen y unos pocos frutos, ya que los frutos del aguacate requieren mucha energía para su desarrollo. Por ello, el bajo rendimiento del aguacate es algo natural. Nuestros trabajos de investigación indican que la mayor parte de las flores del aguacate no van a producir fruta aunque se polinicen. A eso se le añade el hecho de que el aguacate es originario de América, donde las abejas de la miel se llevaron por los europeos tras la conquista; por tanto, es una especie adaptada a ser polinizada por otro tipo de insectos y, sin embargo, a nivel comercial, la polinización se lleva a cabo por abejas de la miel. En el IHSM La Mayora, trabajamos en una línea de investigación para diversificar las especies polinizadoras de aguacate y aumentar la eficiencia de la polinización.  Por otro lado hay que explicar que el aguacate tiene un ciclo floral complejo: la flor se abre primero en estado femenino durante unas horas, se cierra y al día siguiente se vuelve a abrir en estado masculino y, al cabo de unas horas, se cierra definitivamente. En las variedades de tipo A, la apertura en estado femenino ocurre por la mañana y la apertura en estado masculino por la tarde del día siguiente. En las variedades de tipo B, la apertura en estado femenino ocurre por la tarde y en masculino al día siguiente por la mañana. Sin embargo, generalmente hay un solape entre flores femeninas cerrando y masculinas abriendo (que fueron femeninas el día anterior) en la misma inflorescencia. Si tenemos actividad de insectos polinizadores durante ese solape puede haber polinización dentro de la misma inflorescencia o entre inflorescencias de la misma variedad. La duración de ese solape varía según las condiciones ambientales y es mayor en situaciones de alta humedad relativa y temperaturas cercanas a los 20ºC. Por ello, en muchas situaciones la mayor parte del cuajado se produce durante ese solape. No obstante, la plantación de variedades de tipo B como polinizantes de Hass puede ser una salvaguarda, especialmente en años de baja producción de flores. Desde el IHSM creemos que, en la mayoría de las zonas de España, no sería necesario plantar más de un 5% de polinizantes y, en el caso de parcelas no muy grandes, se podrían plantar únicamente como cortavientos a un marco estrecho de plantación.

    Polinización del aguacate

  5. Bueno, ya conocemos las exigencias de suelo y clima, la importancia de la variedad/patrón y de los polinizadores, pero antes de comenzar a plantar, ¿qué debemos tener en cuenta para establecer la densidad y marco de plantación?
    El aguacate es un árbol vigoroso. En algunos países se lleva a cabo un control del crecimiento vegetativo mediante reguladores de crecimiento que, sin embargo, no están autorizados para este cultivo en España. Por tanto, en nuestras condiciones, el control del tamaño del árbol tiene que realizarse fundamentalmente mediante poda. Por ello, es difícil un manejo adecuado comercialmente rentable a muy altas densidades de plantación. Un marco de 5×4 o 6×4 puede ser lo más adecuado para la mayoría de las combinaciones patrón/variedad.

  6. Una vez establecido el cultivo viene lo realmente complicado, especialmente durante los primeros años de plantación, empezando desde el manejo del suelo hasta el control de plagas y enfermedades, pasando por el riego, la nutrición y la poda. ¿Cuál es el manejo de suelo más recomendable para estos primeros años? ¿Qué alternativas tenemos para el control de la maleza tanto en la fila de plantación como en el centro de las calles?
    Tenemos que empezar a pensar en la flora arvense como un aliado más que como un enemigo de la plantación de aguacates. La flora arvense cumple diferentes cometidos: permite mejorar la estructura del suelo y rebajar la evaporación de agua y es útil para albergar diferentes especies de insectos que pueden actuar como polinizadores y como control de plagas. Sin embargo, es conveniente durante los primeros años de plantación eliminar esa flora arvense muy cerca del tronco para evitar competencia con los plantones jóvenes. Esto se puede hacer mediante el empleo de una malla anti-hierbas o acolchados que impidan ese crecimiento de flora arvense. Al cabo de unos años, el propio sombreo de las hojas del aguacate hace que la flora arvense cerca del tronco deje de ser un problema. En el centro de las calles, lo ideal es dejar la flora natural y proceder a su desbrozado, dejando los restos en la propia calle o alrededor de los troncos.Manejo del suelo

  7. ¿Qué tipo de poda de formación y/o saneamiento debemos hacer y qué momento es el más adecuado para ejecutarla?
    Los plantones suelen venir ya algo preformados de vivero. Debemos ir formando los árboles desde el principio de la plantación, haciendo las podas fundamentalmente en primavera/verano. Los restos de poda es conveniente triturarlos y aplicarlos bien en la base de los árboles o en las calles. En los últimos años, hay algunos problemas con hongos aéreos que causan muerte regresiva de ramas. Si observamos ese daño en nuestros árboles, es recomendable eliminar las ramas afectadas y quemar los restos en lugar de añadirlos a nuestras plantaciones, ya que estos hongos se reproducen por esporas aéreas y es conveniente reducir la presión de inóculo.

  8. Respecto al manejo del riego, sabemos que al aguacate no debe faltarle el agua, aunque tampoco tolera los excesos. ¿Cuál sería su recomendación al respecto? En cuanto al riego por microaspersión y el riego por goteo, ¿alguna ventaja/desventaja que nos haga optar por uno u otro?
    El aguacate es muy sensible a la falta de agua pero, por otra parte, un exceso de agua puede causar asfixia radicular y favorecer el desarrollo de hongos de suelo como Phytophthora cinnamomi o Rosellinia necatrix. Hay que ser especialmente cuidadoso en suelos pesados y, en ese caso, puede ser recomendable utilizar caballones para evitar problemas, siempre teniendo en cuenta que tienen que construirse permitiendo un buen drenaje del exceso de agua de lluvia. Se puede utilizar tanto riego por goteo como por microaspersión. Quizás la microaspersión requiera más atención por parte del agricultor para repasar su buen funcionamiento. Lo importante es que no perdamos agua por percolación y que tengamos en cuenta que el aguacate tiene raíces muy superficiales por lo que interesa que el área mojada se lo más extensa posible.Manejo del riego plantación aguacate

  9. ¿Es el aguacate un cultivo fácilmente mecanizable?
    El manejo de suelo si resulta fácilmente mecanizable dependiendo de la orografía del terreno. Aunque en cualquier caso, el manejo de suelo mediante cubiertas vegetales, supone una alternativa positiva para el cultivo del aguacate.Las operaciones de poda en una plantación joven, deben realizarse obligatoriamente de forma manual, siendo imposible su mecanización. Las plantaciones adultas si que podrían mecanizarse parcialmente, dependiendo de la variedad, pero igualmente deberían repasarse manualmente. Las variedades más erectas tolerarían mejor una prepoda mecánica que las variedades achaparradas, mecanizar más allá de ese manejo no es aconsejable.Por último, la cosecha es una operación que debe realizarse de manera manual. No existen hasta el momento alternativas para poder cosechar el aguacate de manera mecánica.

  10. La oxigenación del suelo es algo positivo en plantaciones adultas para mejorar la fructificación y maduración de los frutos, pero esta práctica, ¿aporta alguna ventaja en nuevas plantaciones?
    El aguacate es muy exigente en la oxigenación de sus raíces y agradece todo lo que vaya encaminado a favorecer la circulación del aire en el suelo. En plantaciones jóvenes, es importante favorecer el desarrollo del sistema radicular y, por ello, resultan fundamentales medidas de preparación del suelo y de manejo del cultivo encaminadas a cuidar la estructura del suelo, evitar el encharcamiento y propiciar la presencia de compuestos orgánicos que estimulen el crecimiento de las raíces. 

  11. En cuanto a nutrición, partiendo de una análisis de suelo y un análisis foliar, ¿qué no debe faltarle al cultivo y en qué momento?
    En el aguacate es importante cuidar el suministro tanto de macro como de micro nutrientes. En cuanto a los macros, el nitrógeno no debe faltar a lo largo de todo el periodo de crecimiento del árbol, lo que en nuestras condiciones tiene lugar desde finales de invierno hasta comienzos de otoño. Además, se ha demostrado que aplicaciones extra de nitrógeno a lo largo del otoño indicen positivamente en la producción, posiblemente mejorando la calidad de flor en primavera. Otros macros a tener en cuenta son el calcio, importante sobre todo en el cuajado y la primera fase de desarrollo del fruto, y el potasio. El fósforo también es básico, pero por experimentos realizados en el IHSM La Mayora, sabemos que en nuestras condiciones, no suelen presentarse carencias importantes incluso sin aportaciones durante años, aunque hay que vigilar sus niveles foliares. Respecto a los micronutrientes, especial atención a hierro, boro, zinc y cobre.

  12. ¿Son recomendables las aportaciones de enmiendas orgánicas?
    Las enmiendas orgánicas son muy recomendables en aguacate no sólo por el aporte de nutrientes, sino por su papel en conservar la estructura del suelo, aumentar la retención de agua o estimular la vida microbiana. A este respecto, es importante señalar que algunas enmiendas orgánicas favorecen la formación de suelos supresivos frente a hongos que producen pudrición de raíces en aguacate.

  13. ¿Cuáles serían las principales plagas y enfermedades a controlar en plantones de aguacate? ¿Representan un serio problema para este cultivo en nuestro país?
    En España tenemos la suerte de estar libres de las principales plagas y enfermedades que afectan al aguacate en otras regiones productoras, lo que hace que, con un buen manejo, se pueda producir aguacate ecológico. La principal plaga del cultivo es el ácaro cristalino, que apareció hace ya más de 15 años en España por la introducción de material vegetal foráneo y que ya se ha establecido en toda la zona productora. Hay diferentes especies de enemigos naturales (fundamentalmente fitoseidos) que ayudan a un control biológico de la plaga. No recomendamos aplicar acaricidas ni insecticidas puesto que su aplicación elimina los enemigos naturales del ácaro cristalino y también puede afectar a los insectos polinizadores. De esa manera podemos convivir con la plaga que fundamentalmente tiene un efecto estético en las hojas, ya que, salvo situaciones extremas, parece que no afecta significativamente a la producción y tampoco causa daños en fruto.  

    Plagas y enfermedades en plantones de aguacateEn cuanto a enfermedades, las más importantes son las enfermedades causadas por hongos. Hongos aéreos de la familia Botryospharea que causan muerte regresiva de ramas y los hongos de suelo. En el caso de Phytophthora cinammomi hay portainjertos clonales tolerantes, como Duke7, Toro Canyon o Dusa. En el caso de Rosellinia necatrix, hay un programa de selección en España liderado por el IFAPA centro de Churriana en Málaga, con la participación del IHSM la Mayora y el IAS de Córdoba. Dentro de ese programa hay ya varias selecciones avanzadas que esperamos poder distribuir en los próximos años a nivel comercial. Además, en algunas circunstancias, se encuentran casos de sunblotch, una enfermedad causada por un viroide. Es importante extremar las precauciones en viveros comerciales para evitar la distribución de plantas afectadas por cualquiera de estos problemas.

    Enfermedades más importantes en aguacate

  14. Llegados a este punto y para terminar, ¿hacia dónde cree que va el futuro del aguacate en España?
    La producción española es inferior al 10% del consumo europeo y con la llegada de nuevos actores al mercado (como Colombia en los últimos años o Guatemala y otros países en un futuro cercano) ese porcentaje seguramente irá disminuyendo. Sin embargo, tenemos una clara oportunidad de posicionarnos en el segmento más exigente del consumidor europeo de aguacates gracias a que, a diferencia de otros orígenes, producimos un producto altamente sostenible con un mínimo o nulo uso de productos fitosanitarios, un manejo muy eficiente del agua de riego, una baja huella de carbono debido a que la cadena de transporte es más corta por estar cerca de nuestro mercado potencial y una calidad de fruta muy superior, puesto que el aguacate que llega al mercado europeo desde otros orígenes, lo hace después de varias semanas de transporte en barco. Aprovechar esa oportunidad pasa por distinguir claramente el aguacate español como un producto local en el resto de Europa y diversificar la producción, de forma que podamos llegar a esos consumidores potenciales con una combinación de variedades que permitan producir aguacate los 12 meses del año frente a la situación actual en la que producimos solamente Hass durante unos pocos meses (cada vez durante menos meses puesto que prácticamente hay aguacate Hass de otros orígenes durante todo el año) y el resto del año, las grandes comercializadoras españolas importan aguacate Hass de otros orígenes para la reexportación. A mi modo de ver, si no avanzamos en el sentido de diferenciarnos por calidad y proximidad, va a ser difícil que el aguacate español sea competitivo a medio/largo plazo en el mercado europeo.

 

Artículo patrocinado por: SPIRALIS ECO Long Life

 

Pincha en este enlace para descargar la CultiEntrevista sobre el cultivo del aguacate – Iñaki Hormaza.