La Universidad de Lisboa se une al proyecto ‘Métodos de control y contención de Trioza erytreae, vector del huanglongbing de los cítricos E-RTA’, que lleva a cabo el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA), junto con otros Institutos de investigación españoles.

 

El Huanglongbing (HLB), conocida como la enfermedad del Dragón amarillo o citrus greening, es una afección provocada por la bacteria Candidatus Liberibacte, que amenaza los cítricos a nivel mundial, pudiendo ocasionar grandes pérdidas comerciales.

Esta enfermedad de la que no se tiene cura eficaz hasta el momento, tiene su origen en China, pero ya se encuentra también en América y África. En Europa aún no se ha detectado, pero el insecto vector, Trioza erytreae (figura 1), conocido también como psila africana, ya está presente en plantaciones citrícolas próximas a Lisboa, desde donde va avanzando rápidamente.

Los síntomas iniciales de esta bacteriosis aparecen en ramas aisladas del árbol cítrico. Las hojas presentan manchas amarillas, que poco a poco van aumentando de tamaño, hasta caer en el suelo. La floración es irregular, floreciendo en épocas inusuales y produciendo flores prácticamente estériles en su mayoría. Los frutos afectados suelen presentar anomalías en forma y tamaño.

Trioza erytreae, vector del HLB

Para desarrollar protocolos de intervención que permitan controlar las poblaciones de Trioza erytreae, se ha creado un consorcio entre investigadores de diferentes Institutos españoles, y la Universidad de Lisboa. Este proyecto, cofinanciado por el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Agroalimentaria (INIA), está dirigido por el profesor de Entomología del IVIA, Alberto Urbaneja, y cuenta con la participación de científicos del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias de Cataluña (IRTA), el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (IFAPA), el Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (IMIDA), la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) y el Instituto Canario de Investigaciones Agrarias (ICIA).

La colaboración de los investigadores portugueses del Instituto Superior de Agronomia, será clave para evitar que el vector siga avanzando hacia zonas citrícola de la península. Unidos, también analizarán los mecanismos de resistencia que está desarrollando este psílido frente a los productos químicos que se suelen utilizar para combatirlos. Asimismo, se estudiará métodos de control biológico, a través de la lucha con posibles enemigos naturales de este insecto.

 

Pincha en este enlace para descargar CultiNews Junio 2018.