Volver a CARENCIAS

S

Azufre (SO3)

Azufre

El azufre está presente en la estructura de importantes aminoácidos como la cisteína y la metionina, por lo que es parte fundamental en la formación de las proteínas en las que además de este papel, participa en las conformaciones de las proteínas gracias a los puentes disulfuro (S-S) que se forman entre los diferentes aminoácidos presentes en las mismas.

La cisteína se encuentra en el glutatión, que a su vez conforma las fitoquelatinas, que son proteínas con capacidad de quelatar metales pesados como el cadmio, y así actuar como mecanismo de defensa de las plantas frente a estos agentes tóxicos. El glutatión también es necesario para la defensa de patógenos.

El azufre también es un elemento estructural de la tiamina o vitamina B1, compuesto esencial de las coenzimas que catalizan la oxidación del ácido pirúvico en el ciclo respiratorio.

ABSORCIÓN

El azufre se absorbe por las raíces y hojas en la forma inorgánica como ión SO4-2. Luego es reducido e incorporado a compuestos orgánicos, donde se mineraliza por acción de microorganismos.

También puede ser absorbido por los estomas de las hojas bajo la forma de dióxido de azufre (SO2), contaminante atmosférico resultante de la combustión del carbón, la madera y el petróleo. El SO2 reacciona con el agua en el interior de las células formando bisulfito (HSO3 – ), que desplaza el magnesio de la clorofila y disminuye, en consecuencia, la fotosíntesis.

DEFICIENCIAS

Las deficiencias en azufre no son habituales, ya que en el suelo se encuentran cantidades suficientes. Pero si se presenta esta carencia, las plantas presentan un menor crecimiento y se hacen rígidas y quebradizas. La deficiencia de azufre puede confundirse con la falta de nitrógeno, por presentar una clorosis muy generalizada en las hojas. Pero a diferencia que la deficiencia en nitrógeno, los síntomas de su carencia aparecen inicialmente en hojas jóvenes, debido a la inmovilidad del azufre.

PRODUCTOS CULTIFORT PARA LA CARENCIA DE AZUFRE