La mayoría de las provincias españolas dedican alguna superficie al cultivo del melón (Cucumis melo L.) ya sea en secano o regadío. Se trata de un cultivo de primavera-verano, muy apreciado especialmente en los meses más cálidos pero, gracias a diversas técnicas de cultivo se ha conseguido ampliar su periodo de producción a otras fechas.

En España se cultiva sólo una parte de la gran variedad de melones, comparada con las cultivadas en el resto del mundo. La planta de melón, como sabemos, es de polinización alógama y desde la antigüedad fueron seleccionándose los frutos de acuerdo con aquellas plantas que respondieran a las pretensiones de los mejoradores. En la actualidad se trabaja también con variedades híbridas, con la introducción de genes de resistencia a enfermedades y con la incorporación de características de mayor conservación, sabor, resistencia al transporte, etc.

La climatología, la presencia de insectos plaga (algunos de ellos transmisores de virus), la utilización de plántulas afectadas por algún tipo de patología previa, una excesiva densidad de plantación, condiciones de encharcamiento, la ocupación permanente del suelo y la constante puesta en cultivo de las mismas variedades, entre otros factores, incrementan la incidencia de plagas y enfermedades.

Desde siempre han existido una serie de métodos de control fitosanitario y, actualmente, se están introduciendo e imponiendo otros poco a poco, como determinadas prácticas preventivas y culturales, la utilización de variedades tolerantes o resistentes, el control integrado, etc. Todas ellos, métodos de control más respetuosos con el medioambiente, apostando por productos residuo cero o certificados para su uso en agricultura ecológica.

Desde el año 2017, Cultifort ha estado probando diversos ensayos demostrando el potencial para prevenir enfermedades de Spiralis Long Life y Spiralis ECO Long Life en diversos cultivos, entre ellos el melón.

Spiralis supone una alternativa eficaz frente a enfermedades tipo oídio, mildiu, antracnosis, cladosporiosis, Dydimella, alternaria, Botrytis y Esclerotinia, y proporciona un mayor vigor de las plantas tratadas con Spiralis, lo que se traduce en un aumento de la productividad, debido principalmente a un incremento del 27% en el peso de los frutos y a un 29% en su diámetro, atenuando completamente el efecto borde.

SPIRALIS ECO

 

SPIRALIS LONG LIFE

 

Diámetro de los frutos

 

Peso de los frutos

 

Bioprotector